martes, 7 de abril de 2015

DEL VIEJO ARCÓN DE LOS RECUERDOS

                                            I
 
De las sombras no me des los besos,
pues los besos de sombra
rasgan el corazón.
 
(No me des besos de sombra
porque besos sombríos
manchan el corazón).
 
                                             II
 
Miré bajo las piedras;
sobre las copas de los árboles
           escruté;
Horadé las canteras
            de las minas,
ensangrenté mis manos.
Alargué mis brazos
              hacia una nube
para escarbar en ella.
En todos los lugares
               solo encontré vacío.

2 comentarios:

Genín dijo...

¡Que manera de disfrutar con tus poemas!
Muchas gracias.
Besos y salud

Muxica Camdo dijo...

Que bueno! y difícil de comentar. La poesía cambia según con el estado de ánimo con se lea. Un biquiño!