viernes, 8 de junio de 2007

ÁRBOL DE LUCES

Hace muchísimo tiempo deseaba escribir algo sobre el árbol de luces. Hasta el momento, no he logrado dar con el nombre científico pero, su apelativo popular es el de aguacatillo, por el parecido de su fronda con la del aguacatero. Mide, aproximadamente, unos diez metros de altura. Su follaje es irregular y más bien estrecho. Es decir, no es uno de esos árboles espléndidos de copa circular y expandida que suelen verse a los lados de las rutas que atraviesan nuestros valles. No obstante, es un hermoso árbol.

Nos ha acompañado desde hace treinta y dos años y, si mal no recuerdo, ha crecido poco en ese tiempo, por lo que sospecho que su edad debe estar cercana al medio siglo. Su tronco, de alrededor de 140 centímetros de circunferencia, es recto, enhiesto como un asta y da a nuestro jardín un cierto carácter de dignidad y señorío. Sus flores blanquecinas son poco atractivas y, como su follaje, recuerdan las del aguacatero. No produce frutos o, si lo da, son tan pequeños que no se notan. En épocas de vientos fuertes sus ramas quedan desnudas para luego engalanarse con nuevas hojas verde-obscuro brillantes.
Es refugio y andén de diversas aves: Temprano en la mañana y cerca del atardecer, lo visitan tres espectaculares parejas de loros reales de color verde esmeralda ¡enormes! alegres y escandalosos. Durante todo el día, sirve de soporte a las auras (zamuros, zopilotes), que descansan en él después de su elegante planear bajo el azul, y lo canarios criollos, chirulíes y paraulatas llaneras lo arrullan con sus armoniosos trinos, junto a los azulejos, pájaros-carpinteros, cristosfué, paraulatas ajiceras (de ojos de candil) y otros muchos pajaritos de cantos menos melodiosos.
No está sólo en el jardín. Muy cerquita crecen a la derecha, una magnolia (magnolia grandiflora), un aguacatero (Persea Americana), un cocotero amarillo (a punto de fenecer) y, a su izquierda, un Azahar de la India (Muralla paniculada), un naranjo (Citrus sinensis) y, aún más allá un hermoso árbol de pomagás (Eugenia malaccensis), llamada "pomalaca" en el Oriente del país. Delante de éste, el seco esqueleto de lo que fue un frondoso árbol de Poma Rosa (Eugenia jambos) fallecido por la acción de la tiña o matapalo.
¿Qué tiene de especial este nuestro aguacatillo para ser merecedor de un comentario aparte entre los demás árboles? Solamente que destaca por su altura y porque en la época cálida, que he bautizado como de cosecha de cocuyos, estos pequeños bichitos de luz se posan por millares en sus ramas y, en la obscuridad de la noche, cubriendo su follaje, comienzan una especie de sinfonía silenciosa, por la rítmica intermitencia de sus lucecillas verdes, ofreciendo un espléndido espectáculo a la mirada. No quiero decir que el resto de las copas no se adornen con estos foquitos vivientes sino que, por algún motivo desconocido, las ramas del aguacatillo los atraen en mayor número y lo convierten en un formidable Árbol de Navidad extemporáneo, cuya visión es invaluable. ¡Y qué decir si el espectáculo coincide con una noche de plenilunio!

...ES EL LLAMADO DE LA NATURALEZA PARA EL APAREAMIENTO Y LA PERPETUACIÓN DE LAS LUCIÉRNAGAS...

15 comentarios:

Ada dijo...

Precioso texto. También algún árbol me fue acompañando en mi vida, como una” acatalpa” que planto mi padre antes de nacer yo. Los arboles son muy importantes en mi vida en ellos, tengo muchos puntos de referencia, muy fijados.
Un beso.

Alichín dijo...

Gracias, amiga. Siempre oportuna. No le escatimes a tus árboles añosos la belleza de tu letras... Las esperamos. Un fuerte abrazo, a la sombra de mi árbol de luces...

Ciudadano de Luz dijo...

Que hermosa descripcion , he podido imaginar tus arboles con las aves a su alrededor. Saludos

Alichín dijo...

Gracias por ese elogio... Tu nombre hizo "clic" con mis bichitos de luz. Bienvenido a mi casa. Antes de responderte, pasé por la tuya y me sorprendió lo denso y diverso de los contenidos. Muy interesantes por demás. He estado pensando en colocar algunas reflexiones sobre temas afines, pero no soy experta y me he contenido. Por allí dejé uno que otro comentario. Espero que nos sigamos "viendo" misterioso "blognauta". Un fuerte abrazo.

Genín dijo...

jajajaja Me rio, porque mientras estaba leyendo embobado tu descripción, pensaba: "parecerá un árbol de Navidad" Y no pude por menos de reir cuando apenas unas lineas mas abajo, lo citas tu...jajaja

Por aquí, se cultivan bastantes matas tropicales, en la parte sur y en el Mediterraneo. Yo tengo en mi jardín, cuatro matas de Bugambilla, que en Venezuela llamamos Trinitarias. Aún son pequeñas, pero han aguantado bien el invierno,excepto una que estuvo un poco malita con el fri, pero ya está reponiendose, y una, la morada, ha estado todo el año con flor, eso ahí es normal, pero aquí no.Yo estoy enamorado de ellas y son una alegria para mis ojos...

Tambien, de manera comercial, cultivan Mango, Aguacate, Cambur, y algo se me olvida. Hasta en esto estamos globalizados...jajaja
Mis respetos y...
Salud, Genín

Alichín dijo...

Qué bueno, Genín, que compartamos también algo de la flora. Mis árboles de mango están ahora que "se vienen abajo" de frutos. Cambures, no tengo por los momentos, pero aguacateros tengo cuatro, distintos, pero todos sabrosos. Bugambilia o trinitaria, solamente una, no es muy frondosa, pero el color de las flores (fucsias) es formidable ¿Conociste la cerecita criolla o cemeruco (¿semeruco?), esa pequeña frutita roja y deliciosa, riquísima en vitamina C?
Tengo tres, pero solamente dos frutecen ¿Y la guayabita del Perú? ¡Ay! es el cuento de nunca acabar... Gracias por compartir. Un fuerte abrazo.

Alichín dijo...

¿Te diste cuenta, Genín, que mi texto anterior está atiborrado de "peros"? ¡Es lo que se dice una verdadera "perorata"...! Jajaja.
(Eso pasa por no poner "Vista previa")

SPa.Zio dijo...

gracias por tu visita a mi blog.

lua dijo...

Un abrazo

Genín dijo...

jajaja Yo siempre escribo directo, no tengo paciencia para darle vueltas a las palabras...jajaja
Pero en la familia bloguera eso no debe importar, por eso,porque estamos en familia.
De la Guayabita si que me acuerdo, pero no consigo acordarme claramente de la cerecita que dices, algo difuso...Creo recordar, pero temo estar confundido con las cerezas de aquí...Tu sabes, los años no pasan en vano...
Yo tenia una parcelita en Rio Chico, y tenia de todo, cuando iba los fines de semana tenia que trabajar duro, porque tu sabes lo fértil que es la tierra por allá, y con tanta humedad, que el gamelote volaba. Pero me acuerdo mucho de la parchita y un enorme árbol de mango de los llamados "manzanos", amarillitos, pequeños pero muy sabrosos...Y, como tu dices es el cuento de nunca acabar...
Antes de que se me olvide, date una vueltecita por mi blog, para que conozcas a mis nieticos...Mis respetos y Salud, Genín

NORKA dijo...

MI SRA QUE LINDA DESCRIPCIÓN Y CLARO COMO NO DESCRIBIR ESE BELLO COMPAÑERO QUE TIENEN SABE LO RECUERDO PERFECTAMENTE AUNQUE NO LLEGUE NUNCA A ESCUCHAR A LOS COCULLITOS.

QUE NOTA ME ENCATA EL POST.

UN BESO PARA MI SRA BONITA :)

Alichín dijo...

¡Norki, qué grata sorpresa! ¡Tanto tiempo sin visitar esta tu casa! Me alegra que te haya gustado el post. Espero que puedas alguna vez disfrutar de las lucesitas de "mis" cocuyitos. Un fuerte abrazo y un beso para tí y toda la familia y, además, la bendición para Mako.

Paola dijo...

Hola como vas?? Yo muy bien gracias, que linda tu relfeccion t dejo estoy en mitrabajo, se te extraña en mi hogar.

Alichín dijo...

Hey! Paolita, que bueno "verte" por estos lares. Me alegra que estés bien ¿Y tus cambios? Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Leer el mundo blog, bastante bueno