jueves, 26 de julio de 2007

L A F E L I C I D A D











(Cortesía de Gustavo MISLE)




Si alguien pregunta ¿Cuál es la finalidad de de tu vida? Sencillamente respondo:


-Vivir y ser feliz... Y ¿Soy feliz? ¡Definitivamente, sí! Y no puede ser de otra manera porque fue una decisión tomada a conciencia.



He tenido momentos aciagos. Y, posiblemente, todavía me quede uno que otro por vivir. Pero los soportaré. Viviré mi tristeza si es que me toca vivirla una vez más... Mas, a pesar de esa tristeza, o del dolor que la cause, seguiré siendo feliz.


-¡Está loca! Dirán. Pero no, no lo estoy: En un momento de mi vida en el cual me encontré sumida en una profunda tristeza pensando que ya nada bueno podría sucederme y que mi existir era un pozo oscuro y hondísimo, lleno de desaliento, miré dentro de mí y me agradó lo que vi. Me gustó mi fuego interno, luminoso y cálido. Denso en aspectos buenos y no tanto, pero propios de mi humanidad. Tomé conciencia de que tenía un valor que no había sabido apreciar. Que había vivido hasta ese momento deseando y procurando el aprecio ajeno mientras me negaba el propio. ¿Cómo puede ser apreciado quien no se ama a sí mismo?





Fue una decisión de un momento, que tomé frente al espejo. Me hablé. Con firmeza. Pero con dulzura. Sin reproches. Me dije cosas gratas... y comencé a sonreír. No he dejado de hacerlo desde entonces, porque aquella sombra que yacía en un rincón, abatida y triste, se levantó y dejó de ser sombra para transformarse en luz. Lo ilustraré con un lugar común: Como el Ave Fénix, renací de mis propias cenizas. Y me di cuenta de que esa era la felicidad: caer, pero poder levantarme. Una vez, dos... mil veces. Y otras tantas: ¡Arriba! ¡Que la vida es bella!





Ciertamente, la felicidad es un estado de ánimo. Un sentimiento. No es una condición permanente y sucesiva. Sería aburrido. No es ese estado utópico de euforia constante. La que nos prometieron los cuentos de hadas y las novelas rosa. La felicidad consiste en algo tangible, no porque podamos tocarla sino porque podemos percibirla, sentirla, pero de una manera práctica. No quimérica. Cuando entendemos quiénes somos y cómo somos. Cuando llegamos a apreciarnos como un ser único e irrepetible. Cuando con sinceridad reconocemos en nosotros nuestras debilidades y defectos y nos hacemos el propósito de ir mejorándolos, cada día un poquito, paulatinamente. Cuando sin falsas posturas de humildad pero sin pedanterías reconocemos nuestras virtudes y fortalezas y nos proponemos sacarlas a la luz, promocionándolas con elegancia, en todos esos momentos estamos siendo felices, indefectiblemente. Con frecuencia algunas personas rumian una infelicidad que no les corresponde: tienen mucho para ser dichosas, pero no lo advierten... Consumen parte de su vida en lamentaciones porque, al estar sus anhelos más allá de la realidad, no perciben que cuentan con tesoros capaces de atraerles la ventura.


Por supuesto, la felicidad también tiene una explicación fisiológica: las endorfinas, dicen los entendidos en la materia, producen estados de felicidad en el ser humano. Es una de las causas de la adicción al chocolate -afirman- porque éste las contiene o las produce. El sexo libera endorfinas y nos hace sentir felices. Pero esas "ayudas" no conducen a que las personas sean felices sino que proporcionan momentos de euforia. Démosles sus justas y respectivas dimensiones dentro de nuestro vivir.


Por otra parte, la felicidad no depende más que de uno mismo. Nadie puede hacer feliz o desdichado a otro. No obstante, desde la infancia nuestros padres repetían sus deseos de que "encontráramos alguien que nos hiciera felices". Eso se convirtió en una etiqueta, en un cliché, en un ritornello que nos acompañó por mucho tiempo. Y pasamos buena parte de la vida en busca de alguien que nos hiciera felices. Y nosotros ¿Podemos hacer feliz a alguien? No. Tampoco. Ninguna persona tiene esa potestad. Es nuestra personal responsabilidad: Somos felices al lado de una persona porque la aceptamos con sus defectos y con sus virtudes, sin intentar cambiarla. Amo a mi hija tal como ella es. Y tenerla conmico es para mí una felicidad, pero no porque ella me haga feliz sino porque me agrada que esté a mi lado, mimarla, disfrutar de su compañía. Si ella no me quisiera, sería también feliz por saber que la tuve. Y mi nieto: su presencia en mi vida me resulta una experiencia indescriptible. Junto a él soy inmensamente dichosa porque su compañía me es cara, a pesar de llantos o de malacrianzas. Amar a mis amigos me da felicidad pues me gusta amarlos. No escudriño en sus debilidades sino que aprecio sus virtudes. Son éstas las que me hacen amarlos y eso me llena de felicidad. Saber que los tengo. Que estarán allí para cuando los requiera. Pero más feliz me hace estar segura de que yo estaré a su lado cuando alguno me necesite.





Aunque la carrera que estudié fue la elegida, me agradó y aún me agrada, la profesión que las circunstancias me impusieron tal vez no se correspondió con mis anhelos, pero la ejercí con pasión y me dio muchas satisfacciones: saber que enrumbé algunos destinos por el camino correcto; que ayudé a varios en sus dudas y los animé a continuar cuando se sintieron débiles o defraudados. Mirar hacia atrás mi quehacer docente y constatar que no hice algunos esfuerzos en vano. ESO, ME HACE FELIZ.


Luché por un entorno hermoso donde vivir y lo obtuve. No solamente me costó alcanzarlo sino que me está costando conservarlo. Lucharé por ello hasta donde pueda. Cada obstáculo superado fue un momento de dicha. Haber vivido esa experiencia me hace feliz.



No me he trazado metas inalcanzables. Llegué tan alto como me propuse. No anhelo tener más de lo que tengo, solamente deseo conservarlo. Amo las cosas sencillas y me deleito con las pequeñeces que la vida y la naturaleza me ofrecen. Me gustan los atardeceres que contemplo desde mi jardín. Los cocuyos que iluminan mis plantas en las oscuras noches de verano. El manto de pequeñas luces que cubre mi espacio, junto a la luna amiga. El placer sencillo de contemplarlas para descubrirlas por sus nombres: cuando reconozco las estrellas, soy feliz. El croar de los diminutos sapitos coquí que por temporadas alegran los atardeceres y las noches lluviosas de mi entorno. El viento que mece frenético las ramas de mis árboles, tumbando sus frutos para facilitarme la cosecha. Comer mangos, hasta hartarme, bajo los mangueros que hace años planté. Los ires y venires de mis mascotas. Todo esto es fuente de felicidad.





Disfruto viajar hacia la capital por la carretera contemplando el paisaje, en la medida que la prudencia al conducir me lo permite. Un paisaje mil y más veces visto, pero nuevo para mí cada día. Eso es felicidad. Por todos esos pequeños portentos, cada mañana al levantarme, abro las ventanas ubicadas a la cabecera del lecho. La luz entra a raudales en mi habitación, amplísima y desordenada. Y miro hacia afuera y hacia arriba con un único propósito: agradecer al Altísimo por ese nuevo día que espero que sea mejor, o igual, que el de ayer. Porque ¿Cómo no creer en Dios si me ha dado tantas cosas y tantos seres a quienes amar? Y me concedió la potestad de ser la líder de mi vida y de saber perdonar. Disfruto la lectura, amo los libros. Soy feliz por leerlos y poseerlos. Los atesoro. Me complazco en escribir: poemas, cuentos, novelas que no publico pero que están allí. Son mi obra. Soy feliz cuando escribo, cuando leo, cuando escucho música o el trinar de las aves en las frías mañana de mi ambiente. Por todo eso agradezco a Dios. Y soy feliz.

Se avecinan tiempos tormentosos para nuestra vida. Ya estamos sintiendo los embates de los primeros ventarrones. Pero me estoy preparando para hacer frente a las situaciones por venir. Como quien se prepara para la llegada de un ciclón. No será fácil. No lo está siendo ya. Serán tiempos de pérdidas, de ausencias, de abandonos, de nuevos desarraigos. Tiempos duros. Como la vida. Que no es fácil. Pero sigue siendo bella. Y SOY FELIZ.





--- 0 ---



P R O V E R B I O S


  • "El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace." león TOLSTOY.


  • "La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz". Proverbio escocés.


  • Conócete, acéptate, supérate." San Agustín.


  • ¿Por qué buscáis la felicidad, oh mortales, fuera de vosotros mismos?". Boecio

  • "Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias." John LOCKE.

  • "Al final lo que importa no son los años de vida, sino la vida los años." Abraham LINCOLN.


--- 0 ---



¿Por qué no sonríe?


¿Por qué no sonríe la niña

si es hermosa

¿Por qué no sonríe la niña

si está sana?

¿Por qué no sonríe la niña

si aún es joven?

¿Por qué no sonríe la niña

si es amada?

¿Por qué aún atesoras, niña,

tanta ira

si te bendijo Dios

con tantos dones?



(Septiembre, 2000).







--- 0 ---
























36 comentarios:

Rosa dijo...

Siempre he pensado que venir a esta vida no tiene sentido si no se viene a tratar de ser feliz y a amar, sin eso no hay sentido en la existencia. Un abrazo

Alichín dijo...

Gracias Rosa, siempre consecuente amiga. Otro abrazo para tí. Se te quiere bien.

Genín dijo...

Ah ! mi querida Alichín, con apenas unas pequeñas modificaciones, como el paisaje,algunas creencias que por otro lado respeto totalmente, tu, preciosa sentada en tu casa con ese preciosisimo cuadro de la casa que me encanta y que es en verdad una verdadera obrA de arte, para mi humilde gusto, podria firmar yo todo lo que escribes, porque en general, siento lo mismo. Claro que no estaria tan bien expresado y escrito, no tendria esa calidad exquisita, pero diria muy parecido.
Tendria que quitar, los nubarrones y la tormenta ocasionada por el innombrable...Pero tu sabes que después de la tormenta siempre llega la calma sin tardar tanto.
Agregaria la compasión que me producen las personas que cifran su felicidad en las posesesiones materiales mas allá de lo que necesitan para vivir una vida cómoda, y en el medio ambiente que desean...
Tambien me dan lástima las victimas del rompimiento de los matrimonios porque no obtiene aquella ansiada felicidad y culpan a su pareja por ello...Dandose una y otra vez contra la pared y rompiendo vidas. Porque como tu muy bien dices, nadie da la felicidad a nadie...Y seguiria, mi querida amiga, pero entre que me alargué demasiado y que estoy fatigado por la enfermedad, que ya no creo quede mucho para que desaparezca, la enfermedad, se entiende... jajajaja...Ya te dejo, con la belleza de tu imagen en mi mente, hoy me acuesto.
Tu Dios y sobre todo tu, te cuiden...Salud, te desea tu amigo, Genín

Alichín dijo...

¡Ay! Amigo, que lindo tu comentario. Siempre oportuno y ¡tan adulador! Eso me encanta porque me masajea el Ego. Espero con ansias tu total recuperación. Cúidate mucho. Un fuerte abrazo.

[Menos mal que lo que tienes no es contagioso, porque si no, ya estaría yo peor que tú, de tantos fuertes abrazos que te he dado... Jajajaj]

Ciudadano de Luz dijo...

Vivir? es recorrer el camino...

Ser Feliz? es recorrer el camino disfrutándolo...

Morir? es llegar al fin del camino y poder ver hacia atras con emoción y satisfacción..

Un abrazo amiga Alichin

Alichín dijo...

Gracias, Alex, por tu visita. Ya estuve por tu casita luminosa, donde nos brindaste un post maravilloso. Otro abrazo para tí, amigo. Muy fuerte...

desdelacalle dijo...

Solo he visto pasar la vida
no buscando palabra iluminada ni salvador
Solo se que hay promesa para llevar la vida mas suave
Gustavo

desdelacalle dijo...

Si Alichin estoy completamente de acuerdo. La felicidad son momentos, instantes, minutos que dependen absolutamente de nosotros mismos.
Sin embargo llegar al estadio en el que tu estas no es facil, algunas personas mueren sin haber llegado a ese nivel.
Estoy de acuerdo con Genin, estás muy bella en esa foto, con la el cuadro de la casa de fondo, que me gusta tanto. Me provoca estar en esa foto, apoyando mi cabeza en tu regazo y disfrutar de la placidez del momento, del silencio.
Te quiero mucho
Deanna

Alichín dijo...

Queridos Gustavo y Deanna: Mis ahijados favoritos. Hermosas palabras las de ambos. Las agradezco en grado sumo. Deanna, sólo falta disposición para cumplir tu deseo. El regazo siempre está disponible. Los amo. Por eso soy feliz. Madrinita.
¿No hay recetas nuevas? Gustavo ¿Qué tal luce tu botella?

muxica dijo...

"La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días."
(Benjamin Franklin)
Precioso post. Un fuerte abrazo amiga.

Alichín dijo...

Gracias, bella amiga Muxi, por leerme y por el elogio. Se te quiere bien y mucho. Un fuerte abrazo.

Al dijo...

He vuelto. Puedes pasar por mi blog

muxica dijo...

mmmmmmmm pasaba por mas letras.
Un beso, mañana regreso.

Amor dijo...

en busca de esa misma felicidad y de esa libertad, y en busca de cómo brindarla a los demás con palabras, escribamos de lo mejor, seamos escribiendo:
amor

muxica dijo...

Voy de visita y te dejo mi beso de hoy.

Derain dijo...

AAAALII!!!! Te has mostrado amiga! Qué felicidad este momento!!! Un beso enorme por tus ires y venires en busca de la felicidad perdida...o escondida durante algún tiempo.
Cariños desde mi rincón, y un abrazote grandotote para ti y los tuyos!

Alichín dijo...

Amor: Bienvenido a mi humilde morada. Con tal pseudónimo no se puede menos. Mientras tengamos amor para ofrecer, la felicidad no se nos escatimará. Te visitaré pronto y espero verte de nuevo por aquí. Un fuerte abrazo.

Alichín dijo...

Muxi: Gracias, consecuente amiga. Un gran beso y un fuerte abrazo para tí.

Alichín dijo...

¡Derain preciosa!!! ¡Qué bueno verte por esta casita que es también tuya! Gracias por leerme. Besos miles para tus hijitos, junto con mi bendición, y un fuerte abrazo para el resto de la familia y para tí, por supuesto, uno también grandotototote.

Alimontero dijo...

Que lindo espacio de acogida,y que mejor que ela felicidad sea tu postura.
Te puedo decir que ella está incluso en mis tristezas, que en vez de opacarme, ella me estimula a acogerla y volver a mi centro y descubrir que todo está en mi!... si quiero vivir mi vida desde la queja seré una víctima insoportable.. prefiero pasa al oto bando, del optimismo y que todo depende como estoy parada ante la vida... y en eso... soy como tú!
Gracias por tus palabras en el blog de Santi... te las agradezco de corazón a corazón!

Ali

Alichín dijo...

Ali (tocaya): ¡No sabes cuánta satisfacción me da tu respuesta! Porque te dejé un amplio comentario en tu espacio, pero no se me aceptó (creo que no supe manejar los obstáculos). Quise y quiero ser solidaria contigo por las injusticias de las que has sido víctima. Espero que sigas "bajando" en este espacio para que leas lo que escribí hace algún tiempo sobre la amistad entre bloggers. Me agradará verte de nuevo y con frecuencia por esta tu casa. Un fuerte abrazo.
Alichín.

Alichín dijo...

Otro para Ali: (Si me lees de nuevo):
Recién estuve en tu espacio e intenté dejarte un mensaje, más directo que por esta vía. Fue imposible. Cuando intento escribir los números, se borran las letras... Como soy bloguera neófita, no manejo con acierto algunas técnicas.
Otro fuerte abrazo y ojalá sea hasta pronto.

Genín dijo...

Hola, solo una visita cortica, me acerco a tu preciosa casa, porque se que te va a interesar que te diga que ya terminé mi tratamiento hoy. Ayer, estuve haciendome los analisis que determinarán si todo está correcto. Tengo cita el 13 con el médico para que me diga ls resultados, y si tuviera que mandarme algo...Yo me siento muy bien, algo cansado pero bien.
Un beso y...salud, Genín

Derain dijo...

Ali!! Dónde andas???
Besos amiga!

TEA CUP CLUB dijo...

Que lindo espacio el que tenes, NO BUSQUES MUCHO LA FELICIDAD, SI NO TE HAS DADO CUENTA LA TIENES DELANTE DE TI...

Me encanto tu blog, te estaremos visitando por aca seguidito y si quieres tomar un tecito para tus inquietudes, aca te espeamos en nuestro rinconcito, vas a encontrar muchos post que te podran responder algunas de tus preguntas.

Feliz fin de semana....

Veronica

Genín dijo...

Espero que estés bien de salud...Lo demás no importa tanto.
Salud, Genín

Gerardo Omaña dijo...

Me gusta cuando en encaras ser feliz de cualquier forma
a pesar de los aciagos momentos soportados,
de tristezas sumidas en el llanto y en el pozo profundo
de todo desaliento.

Me gusta esa llama que brota luminosa de un fuego interno,
consciente de ti misma mirándote al espejo,
amándote y soriendo feliz de haberte hayado.

Recibe un beso en tu alma.

muxica dijo...

Un abrazo mi amiga: muakkkk

Alichín dijo...

Verónica: Bienvenida. Gracias por tu visita y tus palabras; espero que sea cierto lo seguidito de tus visitas. Ésta es tu casa y toda persona de buena voluntad es bienvenida. Un fuerte abrazo.

Gerardo: Tu nombre ya me era familiar por otros blogs amigos. Me alegra que te hayas decidido a venir por mi casa y agradezco tus
palabras que reflejan empatía con mis posturas. Te visitaré pronto y espero verte de nuevo por aquí. Un fuerte abrazo.

P. S.: Para ambos: Me disculpo por la tardanza en responder. Estuve hasta ayer sin conexión, desde el día 5 de agosto.

Gerardo Omaña dijo...

Cuanta alegría el que me hayas visitado.Y más alegría saberte florecida dispuesta a resistir los retos que la vida nos trae.
Debe ser maravilloso charlar contigo personalmente.

Recibe un beso en tu alma.

muxica dijo...

Entro a leerte y dejarte un fuerte abrazo

muxica dijo...

otro abrazo

nereida dijo...

Mmmmmm! espero que estes mejor.
Un fuerte abrazo

nereida dijo...

sera que no escribes o yo te tengo donde tengo que tenerte....?
Un biquiño gallego.

nereida dijo...

Hola mi amiga: te dejo un abrazo y espero letras aqui en tu preciosa casa.
Un besazo

Alichín dijo...

Besos, preciosa. Y gracias por esta visita.
Un fuerte abrazo, además...